RSS
Facebook
Twitter

17/1/10

Sufrimiento

Dolores Veintimilla de Galindo













Pasaste, edad hermosa,

en que rizo el ambiente

las hebras del cabello por mi frente

que hoy anubla la pena congojosa.

Pasaste, edad de rosa

de los felices años,

y contigo mis gratas ilusiones ...

Quedan en su lugar los desengaños

que brotó el Huracán de las pasiones.

Entonces ¡ay! entonces, madre mía,

tus labios enjugaban

lágrimas infantiles que surcaban

mis purpúreas mejillas... y en el día

¡ay de mí! no estás cerca para verlas ...

¡son del dolor alquitaradas perlas!

¡Madre! ¡Madre! no sepas la amargura

que aqueja el corazón de tu Dolores,

saber mi desventura

fuera aumentar tan sólo los rigores

con que en ti la desgracia audaz se encona.

¡En mi nombre mi sino me pusiste!

¡sino, madre, bien triste!

Mi corona nupcial, está en corona

de espinas ya cambiada ...

Es tu dolores !ay! !tan desdichada!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

  • Blogroll

  • About