RSS
Facebook
Twitter

3/5/10

Joaquín Gallegos Lara

La mente iluminada de la literatura Ecuatoriana en los años 30.






“Hay cien maneras de ser conservador, pero una sola de ser revolucionario”.
Barbusse






Nació en Guayaquil el 9 de Abril de 1909, perteneció a una familia de prestigiosos intelectuales. Autodidacta, la deformación física en sus extremidades inferiores le impidió asistir a un centro educativo. Se consagró a la lectura, logrando adquirir una sólida visión del movimiento cultural de su tiempo.




Se inició muy temprano como poeta. Inspirado, según sus propias palabras, por el suicidio de Medardo Ángel Silva. 




"La data me fue el día del SUICIDIO  DE MEDARDO ÁNGEL SILVA: ESE DÍA ME SENTÍ POETA.  El mil novecientos veintiuno dorado de ilusión y de precocidades juveniles me llevaba en su canoa. A todo remo bogaba hacia la vida, yo. No pude, como Zorrilla en la muerte de Larra, echar mi voz frente a la brecha abierta en la línea de bóveda para el suicida. TODAVÍA NO TENIA VOZ. LA POESÍA ME ERA SOLO DESBORDE DE OLAS SENTIMENTALES, llama interior.  TENÍA DOCE AÑOS... eso sí allí estaba"




Más tarde, en 1930 es coautor de “Los que se van”, tenía 21 años y era el líder de la generación literaria nacida para denunciar los problemas sociales del Ecuador de entonces.




“Fue una personalidad multifacética. Se destacó en las filas de los avances del movimiento revolucionario de su época y brilló como escritor, luciendo su talento y su pluma en la poesía, el cuento, la novela, el relato, el periodismo, la pintura y la crítica cultural.”





El Origen

Guabo
10 metros a la redonda tus raíces
se clavan en la tierra como una mano ávida,
tus uñas implacables escarban los terrones
y las falanges y los nudos múltiples de tus dedos
salen por los costados del barranco
a beber en el agua verde de los esteros.

Guabo
tu eres la casta;
Montuvio
así tu origen en el pasado y en el suelo.

La tierra
violada de aguaceros,
preñada de veranos,
así como lanzó a los guabos a los hombres:
y los montuvios y los guabos
esgrimen un bejuco o un machete.

(del "Canto al montubio" 1933)




En “Los que se van” Cuentos del cholo y el montuvio, Joaquín Gallegos Lara es quien selecciona los cuentos, escribe los tercetos, pone nombre y edita la obra. De él al inicio Este libro no es un haz de egoísmos. Tiene tres autores; no tiene tres partes. Es una sola cosa. Pretende que unida sea la obra como unido el ensueño que lo creó. Ha nacido de la marcha fraterna de nuestros tres espíritus.- Nada más".


Formó parte del "GRUPO DE GUAYAQUIL" integrado por Enrique Gil Gilbert, Demetrio Aguilera Malta, José de la Cuadra y Alfredo Pareja Diezcanseco. Además, mantuvo amistad con varios escritores y artistas de la época, entre ellos Luis Alberto Sánchez ensayista peruano con quien discutía largamente sobre literatura y política.





"Una literatura realmente nueva no lo es sólo por la novedad de la forma. No lo es por el cambio de cascara. Una literatura nueva no existe sino después de una revolución literaria integral. La literatura revolucionaria se da cuenta de su sino, se vuelve  conscientemente política, porque no existen literaturas apolíticas..."
Joaquín Gallegos Lara


Consagrado a las causas sociales se convierte en activista y se une al Partido Comunista desde 1931... Participa no sólo con escritos y manifiestos sino que está presente en la lucha afuera en las manifestaciones, desde las calles avivando a los manifestantes, en las barricadas junto a los suyos.








Su obra está cargada de protesta, imágenes de aquellos años, de un profundo contenido sociológico, para él la discapacidad física no fue impedimento, tampoco para sus detractores políticos que no dudaron en mandarlo a la cárcel... A veces se llenaba de melancolía y quizás se preguntaba por qué la vida fue tan dura para él, entonces se quedaba mirando hacia la nada, sumido en sus pensamientos.



Falleció el Domingo 16 de noviembre de 1947, a la una de la tarde, en su domicilio de Eloy Alfaro y Manabí. En Guayaquil.

"La capilla ardiente era un conjunto, vivamente expresivo del ideal revolucionario que, en vida sostuvo Gallegos Lara. Al fondo de una yarda de cortinaje rojo, en cuya parte superior y hacia la izquierda se destacaba la hoz y el martillo entrelazados, una estrella brillante de cinco puntas y las letras que denominan al Partido Comunista del Ecuador, se hallaban a uno y otro lado del catafalco, respectivamente, la bandera nacional y la de Guayaquil independiente. Sobre el catafalco descansaba el ataúd cubierto por el Emblema Patrio y la bandera del Partido Comunista del Ecuador. Del cortinaje fúnebre del piso, emergían a cada lado, dos luminosidades rojizas en tono muriente, detrás de las cuales permanecían vigilantes la Guardia de Honor integrada, formando columnas, del lado izquierdo, por los  Sres.  Enrique  Gil Gilbert, Marco T. Oramas y Simón Zambrano, y del lado derecho, por los Sres. Pedro A. Saad, Dr. Manuel Arenas Coello y Segundo Ramos, quienes hicieron su turno, como miembros del Comité Regional del Litoral del Partido Comunista, del cual fue Secretario General el extinto"
Diario El Telégrafo, edición del 17 de Noviembre de 1947.



Fuentes:

http://www.efemerides.ec/1/abril/0409_1.htm#26a
http://www.literaturaecuatoriana.com/paginas/joagall.htm
http://www.diccionariobiograficoecuador.com/tomos/tomo3/g1.htm

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

  • Blogroll

  • About