RSS
Facebook
Twitter

23/12/12

El más famoso cuento de Navidad


By Ángeles 

A Christmas Carol

Scrooge cumplió más de lo prometido. Lo hizo todo y muchísimo más; fue un segundo padre para Tiny Tim, que no murió. Se convirtió en el amigo, amo y hombre más bueno que se conoció en la vieja y buena ciudad o en cualquier otra buena ciudad, pueblo o parroquia del bueno y viejo mundo.



No creo que haya sido ni tan avara, ni tan despreocupada por los sentimientos de los demás como el personaje creado por Charles Dickens en su célebre obra A Christmas Carol, Canción o Cuento de Navidad. Tampoco sé cuál sería mi reacción si se me presentaran los fantasmas de las Navidades para mostrarme el pasado, presente y futuro, lo que sí sé es que el escritor británico con esta obra no sólo logró gran éxito y reconocimiento, sino que en la sociedad victoriana en la que vivía, con la industrialización acabando con los valores y que desde hace mucho había perdido el sentido de unión familiar y compañerismo, su novela logró ese cambio de actitud en la Navidad al igual que en el personaje Scrooge. La fecha ya no pasaría sin celebrarse además de que mostró la realidad de la época convirtiéndose en un claro reflejo de la sociedad en la que vivió Dickens.

Pero aunque la fama de A Christmas Carol deslumbra a otras obras navideñas existen otros escritos que se refieren al tema, En 1848 se publica El árbol navideño y la boda relato corto escrito por el Fiódor Dostoyevski. Cómo olvidarnos de esa criatura verde y peluda que vive en una cueva y odia la Navidad,  How the Grinch Stole Christmas! es un libro infantil escrito por el Dr. Seuss publicado en 1957. Nikolai Gogol también se apunta en los temas navideños con su obra Noche Buena al incluirlos en una serie de novelas cortas publicadas en 1832, en las que refleja las costumbres y personajes de la Ucrania del siglo XIX.



Allá en el bosque había un abeto, lindo y pequeñito. Crecía en un buen sitio, le daba el sol y no le faltaba aire, y a su alrededor se alzaban muchos compañeros mayores, tanto abetos como pinos.

El abeto
Hans Christian Andersen 


Hans Christian Andersen famoso escritor con su cuento infantil El abeto publicado en 1844, nos lleva de la mano a soñar con una visión más natural y mágica sobre un tema que implica la Navidad, allí el personaje principal no es un hombre, tampoco un pueblo y sus costumbres, mucho menos un verde, peludo y cascarrabias, es sí un personaje de color verde a quien humaniza, es el Árbol navideño, tan indispensable en la decoración en estas fechas. Un año más tarde en 1845, publica La pequeña vendedora de Fosforos un cuento pequeño que refleja los deseos de una niña que subre de soledad y tristeza. El gigante egoista es quizás uno de los mejores cuentos infantiles creados por Oscar Wilde para sus hijos, en el que se habla tambien de las navidades y de un personaje que cambia a partir de esta época.



El nacimiento de Jesús y la interpretación que se puede hacer de este acontecimiento que sirve de inspiración para que se creen obras bellísimas.

El tema navideño es sin duda de gran interés para el escritor, se pueden desarrollar diversas temáticas y géneros, hay quienes han escrito canciones o villancicos navideños, lírica, prosa, novelas cortas y más extensas, cuentos, etc. Entre los narradores que han tocado el tema están Lope de Vega,  Ernest Theodor Amadeus Hoffman, Gustavo Adolfo Becquer, Guy de Maupassant, Antón Chejov, Ruben Darío, C. S. Lewis, Truman Capote y muchos otros, algunos con varios escritos que hablan de la Navidad y que nos dan pretextos para seguir contando cuentos y manteniendo las tradiciones en esta fecha especial.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

  • Blogroll

  • About