RSS
Facebook
Twitter

28 de enero de 2013

'Higiene didáctica del poema', concepto útil

Es grato dirigir las líneas que siguen a Teo Calle, Ives Cadena, Edison Navarro y Ximena de los Ángeles, jóvenes que se reúnen en cafés o en sus casas de la ciudad capital del Ecuador, para comentar y afinar la evolución de su escritura.                    

Sergio Román Armendáriz

SR / Costa Rica, 28, I, 2013


Taza de Cafe Argelis Almonte- Artelista.



Este artículo  intenta ser el primero de una serie de aproximación pedagógica (filtrada por las vivencias de su autor, desde el 'Club 7', Guayaquil, 1951-1962) a ese miedo llamado 'página en blanco', apuntes redactados un tanto al azar y, otro, con el ánimo de brindar un punto de apoyo o de ataque a quienes se interesen por el oficio de la palabra y de la imagen.

Casi epígrafe: Se atribuye a Truman Capote (EE. UU., 1925-1984, autor de 'A sangre fría', 1966, bautizada 'novela de no ficción', obra que marca el salto dialéctico del periodismo a la literatura), el haber señalado (en uno de sus prólogos) que quien aspire a publicar por cualquier medio un libro propio, debe ir asumiendo, sucesivamente, el compromiso de las diferencias, primero, entre escribir y escribir bien; segundo, entre escribir bien y escribir muy bien; tercero entre escribir muy bien y ser genial.

El concepto atinente a la higiene del texto es útil pues, al igual que una persona requiere atender su presencia, cualquier página que escribamos también lo exige. Por lo tanto, no hay que precipitarse en publicar, sin degustar la morosidad del ejercicio.

Siguiendo a Kavafis al hablar de Odiseo, no se trata de llegar por llegar lo más pronto posible, a Ítaca. Por lo contrario, se trata de demorarnos en el camino y disfrutar sus altibajos y apreciar y pulir los detalles que iluminarán el conjunto. 

Asimismo, la preceptiva clásica de Roma acuñó el consejo: 'Da vuelta muchas veces al estilo' porque, como todos sabemos, este retrato tan caro, hoy, para nosotros, significaba entonces el instrumento que, por un extremo, lucía una punta aguzada e idónea para  grabar señales (digamos, palabras) en una tablilla de cera. Pero, ese mismo instrumento lucía en el otro extremo, una especie de paleta para borrar lo que se acababa de grabar y, así, continuar reescribiendo o 'higienizando' el poema, las veces que fueren necesarias.

De allí el sentido del consejo: 'Da muchas veces vuelta a tu estilo', esto es, escribe, pero borra y reescribe, etc., (todo lo cual en un solo sintagma equivale a la 'higiene del texto') hasta que la página quede espléndida, única, limpia.

A continuación, transcribo un párrafo de mi opinión sobre los versos de Ximena tomados de su 'Celebración por Baudelaire', de los cuales dije que 'fluyen... y me seducen porque, al final, la composición se da vuelta en su propio alrededor para ejercitar el brindis que siempre es por la vida pero, en este caso, por paradoja, contrasta con el retorno de la Sombra, creando un atractivo giro retórico.'

Así, la estructura rompe la rigidez de la lógica para conquistar la modulación de la poesía.

Costa Rica, 24 de agosto de 2012


NOTAS

-       Sergio Román Armendáriz: Ecuador, 1934. Licenciado en Ciencias Sociales, Facultad de Jurisprudencia, Universidad de Guayaquil, 1959.

-       Miembro del ‘Club 7 de poesía’ (1951-1962), editó con Carlos Benavides, David Ledesma, Ileana Espinel y Gastón Hidalgo: ‘Club 7’, Guayaquil, Casa de la Cultura Núcleo del Guayas, 1954. (99 págs.) Y, con Ileana y David, ‘Triángulo´, Casa de la Cultura, Guayaquil, 1960. (77 págs.)

-       Publicación reciente.- Román, Sergio. 'Riobamba, arte poética'. Casa de la Cultura, Núcleo de Chimborazo. Riobamba, Ecuador, 2012. (59 págs.)

14 de enero de 2013

El filósofo de Quito

By Ángeles

Eugenio Espejo


Con una vida llena de misterios que quizás no lleguemos a resolver, Eugenio Espejo puede ser llamado "el Duende de Quito", por sus estudios es médico, periodista, abogado... pero por su pensamiento y sabiduría es sin duda uno de nuestros Filósofos.

Se dice que Espejo fue iniciado en la Masonería en Bogotá, que muchos de los sabios y estudiosos de la época lo fueron, cierto o no, al leer su pensamiento podemos asegurar que él reflexionó muy conscientemente sobre la realidad de los pueblos en la Real Audiencia de Quito y en la América en general. Le preocuparon los temas políticos, sociales, de educación y además del ser humano y su comportamiento, aquí rescatamos algunos de sus pensamientos.



Frases y pensamientos de Eugenio Espejo




 Por acaso se oye proferir a algunos como un oráculo misterioso la siguiente proposición: El bien común prefiere al particular. Pero en la práctica nada se ve tan comúnmente sino que el interés del público es sacrificado al interés del individuo.


 Es, pues, principio de política, que el mejor método de establecer ventajosamente una sociedad, es acomodarse al humor general de los hombres, y sacar de él el mejor partido.

 América debe ser solamente para los americanos.

 Un verdadero bello espíritu piensa más en las cosas que en las palabras; con todo, no desdeña los adornos del lenguaje, pero tampoco los solicita. La delicadeza de su estilo no disminuyen la fuerza; y se le podría comparar a aquellos soldados de César, que aunque estaban perfumados y atentos a su adorno, no dejaban de ser valientes y de combatir bien...

 Ellos tienen la reputación de bello espíritu sin tener el mérito ni el carácter...

 La ciudad no consiste en las casas, los pórticos, ni las plazas públicas: los hombres son los que la forman.

 La razón es una antorcha que alumbra todo ser espiritual, que da colorido e ilumina a las operaciones del alma.

 Es propio de un espíritu fuerte profundizar los asuntos que trata, y no dejarse sorprender por las apariencias.

 Siempre será el motivo de las admiraciones del mundo, y el de sus perennes bendiciones al cielo, ver que una pluma sea el intérprete fidelísimo de los pensamientos más escondidos de un hombre.

 Hay en el corazón humano ciertas semillas de probidad que el bien público las desarrolla, el amor a la patria las fertiliza, y las hace fructificar la ocasión de coyuntura de mirar por su adelantamiento y felicidad.

 La lástima fue que ignorábamos verdaderamente el alma de la poesía, que consiste en la naturalidad, moderación y hermosura de imágenes vivas y afectos bien explicados; y, aunque decorábamos a Horacio, Virgilio y Lucano, este último nos arrebataba con su fuego, con el que verdaderamente era un horno, dirélo así, nuestra incauta y mal acostumbrada imaginación.

 El buen juicio, del cual hablo, es de una especie diferente; él es alegre, vivo, lleno de fuego... El procede de una inteligencia recta y luminosa, de una imaginación limpia y agradable. Este justo temperamento del a vivacidad y del buen juicio, hace que, siendo el espíritu sutil, no sea evaporado; que él brille, pero que no brille demasiado, que conciba prontamente todo, y que de todo juzgue sanamente.

 A la primera vista que demos sobre la naturaleza del hombre, hallaremos, que él es dotado del talento de observación; y que las necesidades que le cercan le obligan á todos momentos á ponerlo en ejercicio. Si el hombre se ve en la inevitable necesidad de hacer uso de este talento desde los primeros días de la infancia, es visto que de este principio depende, el que él vaya sucesivamente llenándose de ideas, comparando los objetos, distinguiendo los seres. De aquí la feliz progresión de sus conocimientos destinados á la conservación de la vida, al cultivo de la sociedad y á la observancia de la piedad.

 A la verdad, ignoramos que todos más, o menos según nuestras condiciones nos vemos necesitados a cultivar los conocimientos políticos; cuando menos los más comunes principios del Derecho Público. Si los supiésemos, veríamos ya que todo ciudadano, estando obligado a solicitar, como ya hemos dicho, la felicidad del Estado, penetra, que aquella consiste en que éste se vea (si puedo explicarme así) cargado de una numerosísima población; porque el esplendor, fuerza, y poder de los pueblos, y por consiguiente de todo un reino, están pendientes de la innumerable muchedumbre de individuos racionales que le sirvan con utilidad: y que por una consecuencia inevitable el promover los recursos de la propagación del género humano, con los auxilios de su permanencia ilesa, es, y debe ser el objeto de todo Patriota.

 La calumnia está en todas partes; el calumniador no está en ninguna