RSS
Facebook
Twitter

19/3/13

Nela Martínez Espinosa


Para ‘Efecto Alquimia’, con el afecto de siempre



1912-2004 (dirigente del PC y fundadora de organizaciones locales e internacionales en defensa de las mujeres y demás oprimidos)


Texto 6 deNocturnos a pleno sol’’
Sergio Román Armendáriz


I

¡Qué carácter el tuyo  

eras acero y ángel,

eras breve y graciosa y dura al igual que Manuela y Marieta!


II

Siempre vuelvo los ojos a esa hacienda ‘Colloctor’ que  vio nacer tu primera rebelión

contra el amo de indias y de indios que era a la vez tu padre quien después fue vencido por las deudas

(que no eran de él sino de un prójimo al cual ingenuamente garantizó en esta selva de empréstitos y atracos). 


III

Fue allá en el Cañar esa provincia que se mece en el centro de los Andes, tal vez un poco al sur

donde nació tu corazón mirando la izquierda de la luz del mediodía

y los fusiles de Guayaquil que soñaste en la ‘Gloriosa’ insurrección del 28 de mayo de 1944

aunque tú habitabas entonces en Quito y fuiste, de facto, ministra de gobierno por tres días

y liberaste a presos y confinados de la dictadura arroyista que acababa de expulsar nuestro pueblo

cuando ya tú militabas en el Partido Comunista e integrabas su Comité Ejecutivo y fuiste suplente del Pedro Saad en el Senado donde se oyó, por tu voz, el inicial reclamo justísimo de las niñas del mundo

pero llegó otra vez el fatídico doctor Velasco Ibarra que apoyado por la oligarquía, se tragó de un solo mordisco, la insurrección de mayo

sin embargo, tú continuaste labrando un sitio en la historia con mano propia y con voluntad de fémina acostumbrada a romper los límites que el patriarcado ciego imponía

a madres, novias, hermanas por ser tales, doblemente si eran campesinas y obreras y combatientes de vanguardia, y escritoras,

que todo eso fuiste tú, Nela Martínez junto, primero, al Joaquín Gallegos (el autor de ‘Las cruces sobre el agua’) y después de su adiós físico, junto al Raymond Meriguet, (origen del ‘Movimiento Antifascista del Ecuador’),

recuerdo visitándome en la clínica Santa Cecilia de Quito unos instantes de mayo de mil novecientos sesenta y dos,

maltrecho yo después de los sucesos del Toachi,

atenta tú a mis heridas y a mi historia al igual que una madre orgullosa de saber que la lucha continuaba

y continuará aquí, en la vida multiplicada por hijas y por hijos más allá de cualquier desaliento,

¡Nela, querida camarada!



Escrito en 1985, www.sergioroman.com
Publicado en ‘Efecto Alquimia’ en 19 de marzo 2013


NOTA

‘Nocturnos a pleno sol’, ‘Toachi, la muerte a cada rato’ y ‘Varón en La Habana de mil novecientos sesenta y uno’, integran la poesía política de SR al amparo de su ‘Tricolor Socialista’ (1955-1985)

7/3/13

Sobre «Historia del Reino de Quito en la América Meridional»

by Ángeles



Un libro emblemático...


"Velasco, en efecto fue escogido por sus Superiores entre todos sus Hermanos en Religión para escribir la Historia de Quito y de su Provincia porque conocían muy bien sus excelentes aptitudes para desempeñar este encargo. Conocían su rectitud de juicio, su formación literaria y científica, su genio curioso e investigador, su amor a su patria y a América y su laboriosidad a toda prueba, en fin las dotes todas por las que se esperaba con fundamento que harían de él un excelente historiador".


«Historia del Reino de Quito en la América Meridional» es el segundo libro escrito por Juan de Velasco y está dividido en tres partes, Historia Natural, Historia Antigua e Historia Moderna publicada en Quito en 1841, 1842 y 1844. Ha sido una obra polémica desde su aparición hasta nuestros días, muchos afirman que el P. Velasco inspirado por el amor a la patria describió en sus libros una historia idealizada del pasado que resulta poco probable por los datos y cronologías allí mencionados y aunque se pone como prueba que él no tuvo a mano todos los datos recopilados mientras permaneció en la Real Audiencia de Quito, aún así sigue siendo un referente de nuestra historia y literatura.

Lo cierto es que "el P. Velasco poseyó los extractos que, según nos declara en su «prefación» a la «Historia del Reino de Quito en la América Meridional», escribió durante veinte años de estudios y seis años de viajes por el territorio de nuestra patria". Las ventajas de Velasco al escribir sus obras saltan a la vista. Tenía a mano los apuntes y cuadernos de sus investigaciones que las pudo realizar en el territorio del que hablaba, además el conocimiento de lenguas nativas le dio la oportunidad de conocer historias y tradiciones orales de los pueblos que aquí habitaban a más de que pudo ver directamente monumentos, construcciones y vestigios de antiguas culturas que han desaparecido o que para nuestra suerte o asombro hoy vuelven a aparecer. Otra ventaja que puede ser fantasiosa o no, dependiendo de las creencias de cada uno es que Velasco tuvo acceso a la enorme cantidad de libros antiguos y crónicas que poseía la Compañía de Jésus, obras que hoy han desaparecido o quizás se encuentran atesoradas en alguna biblioteca, y como si las anteriores no fueran suficientes, tuvo también el apoyo de sus superiores quienes le encomendaron el trabajo.

P. Juan de Velasco, Museo Alberto Mena Caamaño, Quito.

Desconocemos el sitio en el que se encuentren las notas y libros que el padre Juan de Velasco recopiló durante años de investigaciones y que le sirvieron para escribir los tres tomos de la «Historia del Reino de Quito en la América Meridional» y otros más, allí estarían las descripciones más completas de la Flora y Fauna, la historia de los pueblos aborígenes, medicina tradicional, sitios arqueológicos, autores de la época, estudios lingüísticos, referencias a otros libros más antiguos, etc. (sacadas de Crónicas antiguas, estudios de campo, tradiciones orales y entrevistas). 

Sea cual sea el criterio que se tenga sobre la obra del P. Velasco, no se puede negar el rigor con el que realizó sus estudios e investigaciones mientras permaneció en los territorios del que era Natural, es decir la Real Audiencia de Quito y el posterior cuidado que puso en la creación de sus libros que sin ser ni científico, arqueólogo o historiador logró crear libros emblemáticos y referentes hasta nuestros días. Eso debido a que mantuvo siempre su criterio que lo llevaba a investigar y contrastar todo lo hallado. 

Quizás la parte más polémica de su obra sea la que se refiere al pasado o la Historia Antigua del Reino, aún así sobre este tema se puede decir que "Velasco procedió con todo el rigor científico que entonces le era posible; porque faltándole los libros impresos o los manuscritos, las «escrituras» como él las llama, se atuvo al único fundamento científico que le quedaba, que era la escasa luz de las tradiciones". Aquellas tradiciones orales que aún en su época se mantenían, aquellas que él supo conservar hasta nuestros días y que si él no las hubiera recopilado se habrían perdido para siempre.

Es posible entonces imaginar que, como hace años se encontró otro de los libros de Velasco - en Berlín - algún día encontraremos más obras y quizás las notas mismas de las que se sirvió para escribirlos en alguna Biblioteca antigua en Europa, en América o quizás en la misma "Real Audiencia de Quito". 



Fuentes:

 «Historia del Reino de Quito en la América Meridional»; Velasco, Juan. 

Historia Moderna del Reyno de Quito y Crónica de la Provincia de la Compañía de Jesús del mismo Reyno; Velasco, Juan.




  • Blogroll

  • About