RSS
Facebook
Twitter

21/8/13

Micro Bio / Gonzalo Escudero

(Quito, 1903 - Bruselas, 1971)



Una poderosa fuerza lírica, servida por un instrumento verbal amplío, rico y sonoro. La motivación poética de Gonzalo Escudero - desde los precoces doce años en que comenzó a escribir - ha sido siempre trascendental, anhelante de interrogaciones de infinitud cósmica. Hasta los temas humanos - amor, dolor, muerte - han sido tocados por Escudero con ritmos de una excelsitud desconcertante.

Hay una fuerte similitud - que ya he anotado en «Mapa de América» - entre Gonzalo Escudero y el gran uruguayo Carlos Sabat Ercasty. Y si Sabat urga quizás con más dinámica insistencia en los misterios palingenésicos de la idea- el mundo, la especie-, Escudero dice su formidable inquietud con vuelo más artístico de imagen. Escudero - como Sabat - hace la más alta épica americana de las generaciones nuevas.

OBRAS: Los Poemas del Arte, Las Parábolas Olímpicas, Hélices de Huracán y de Sol, Estatura del Aire, Autoretrato, Material del Angel, Introducción a la Muerte, Hombre de América, Dios, Ases, Pleamar de Piedra.



Los Dólmenes 

La niebla me ha vendado los ojos. Estoy ciego.
Tiembla el pinar como una cúpula
sobre mi cabeza rebelde.
La noche suena como un órgano.
Mis manos incandescen.
He apretado los troncos de los árboles.
Estrangulé los torsos de las mujeres
y rompí la tierra, como un vientre.
¡Hoy, hoy!
¡Trueno, sorbo de Dios!
Mis brazos se agigantan como trombas oceánicas.
y estoy solo
ante mi eternidad, como los dólmenes.
Nadie sabrá después quién sopló los ciclones,
quién abrió los abismos como fauces.
¡Nadie!
Huracanes, gritad, que estoy solo.
La niebla me ha vendado los ojos. ¡Estoy ciego!


Fuentes:
Índice de la Poesía Ecuatoriana Contemporánea, Benjamín Carrión. 1937.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

  • Blogroll

  • About