RSS
Facebook
Twitter

3/8/16

UNO

Demetrio Aguilera - Mar 


El tigre salta y la canoa se estremece, pero el peligro es un reflejo. El cholo del cuento (que firma Demetrio Aguilera, 1909-1981) muere por acción de su pánico. El animal es la circunstancia y la materialización del miedo. 

(Desde mis clandestinas lecturas en el liceo salesiano, doy fe de la página a la que nos remite el párrafo anterior: entonces me seducía la universalización del tema criollo; después me sedujeron la visualización y la síntesis, condiciones nucleares de lo cinematográfico. Demetrio fue su conjunción.)

En un avión rumbo a Río de Janeiro, el maestro me platicó de su ‘Cadena infinita’ (filme que si mal no recuerdo, reposa en una bóveda de un banco chileno, víctima del azar de la producción independiente). Y, veinte años corridos, en una cafetería de la calle Madero del Distrito Federal de México, reflexionamos acerca de las posibilidades y limitaciones de las dos máscaras y las dos pantallas. 

(Rescatar este aspecto que yace sumergido bajo una nutricia gestión literaria ayudará a los trabajadores de las imágenes en movimiento en América Latina, a buscar y encontrar suelo firme sobre el cual apoyar nuestros sueños de origen.) 

Ahora, Demetrio ordena que expulsen sus cenizas en el Golfo de Guayaquil, eje de citas y desencuentros. Trato de adivinar ese rito bautismal; me programo en cámara lenta y descubro una flaca metáfora: un resplandor opaco que titila y se desvanece, un acto de amor que ofician la ría Guayas y su jardinero predilecto. 

Domador de caminos, en sí lleva aún su tierra (alma y paisaje o su tierruca, como él la llamaba). El partir le causaba muchísimo dolor, el irse, quizá porque intuía que, aunque estemos volviendo, el exilio -una vez que se lo prueba- es un irrenunciable sendero sin retorno. 

Desde su escritura cordial y sabrosa continúan creciendo las correntadas contra el manglar, las sonoras isletas navegantes, los lagartos en el olor de los esteros y los dioses que viven en el agua salada. 

(El tigre y la canoa y el cholo se estremecen mientras esta triple figura va integrando en la memoria, una disolvencia perfecta.) 

Hoy, Aguilera Malta Demetrio (coautor de ‘Los que se van’ y autor de ‘Don Goyo’ y ‘Dientes blancos’ y…, ¡es todo el bello mar! 



La Nación, CR, (20. IV.1985) 
www.sergioroman.com 
romantic@racsa.co.cr

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

  • Blogroll

  • About