RSS
Facebook
Twitter

19/12/10

Sol, Tierra y Luna en precisa alineación…

La madrugada del 21 de diciembre, día del Solsticio, Ecuador y varios países podrán apreciar un eclipse total de Luna. 



En los eclipses totales, la Luna entra en la sombra de la Tierra justo cuando se encuentra en su fase de Luna llena, produciendo maravillosos efectos luminosos.

“El primer contacto de la Luna con las sombras de la Tierra se llama penumbra, momento en el cual lentamente nuestro satélite toma un color ceniciento. En seguida el cono de oscuridad, conocido como umbra, produce un notable cambio de colores en la superficie lunar, frecuentemente rojo y a veces con tonos verdes, azules y amarillos”.



La Luna no desaparece dentro del cono de sombra proyectado por la Tierra, sino más bien se enciende nuevamente con extraordinarios tonos rojizos y naranjas. La Tierra actúa como un prisma y desvía parte de la luz solar, especialmente las ondas rojas del espectro, introduciéndolas en la sombra terrestre. En esencia, lo que ilumina la Luna con sus tonos rojizos durante los eclipses, es la luz de todos los atardeceres y amaneceres de nuestro planeta.



“Este eclipse ocurre en una región que es muy conocida, que es donde está la constelación de Orión, Géminis y Tauro y cuando la luna esta totalmente eclipsada es muy posible que podamos ver parte de la Vía Láctea, algunas constelaciones y a los planetas Júpiter, Saturno y Venus”.

Como dato curioso ocurre el día del solsticio de invierno y el último que ocurrió en solsticio de invierno fue el de 1991. El próximo con esas características va a ser en 2094.


Sol Quieto
El Solsticio de Diciembre




En el Ecuador el sol sale 23° Sur del Este. Culmina al Sur, donde alcanza su altitud máxima de 67°. Se pone 23° Sur del Oeste. El sol está sobre el horizonte por 12 horas.




En el territorio Andino Equinoccial el sol nace por el Cayambe por distintos lugares: cuando se produce el equinoccio el 21 de Marzo, el sol nace por la mitad de Cayambe, o en plena línea ecuatorial; cuando se produce el solsticio del 21 Junio el sol nace por la parte norte del Cayambe; cuando se produce el equinoccio del 21 de Septiembre el sol nace por la mitad del Cayambe; cuando se produce el solsticio del 21 de Diciembre, el sol sale por el sur del Cayambe.

En esta fecha se celebra el Kapac Raymi (solemnísimo baile general, con música y cantos festivos). Se la realiza concluida la siembra del maíz, como fiesta última o de fin de año.



Así como el Sol influye en los seres vivos, la Luna también influye en el ciclo vital. Hay tiempos para sembrar, para cosechar, para lavar, para bañarse, para realizar rituales, para sanarse, para festejar. La Luna ha sido y es por siglos un astro influyente en el ser humano y en su relación con el entorno natural. Desde llullu killa (luna tierna) hasta el hunta killa (luna llena) la madre Luna, como símbolo femenino para las culturas andinas, rige al ser humano.

Desde el punto de vista de la numerología, la Luna se asocia al nueve, número circular, que retorna siempre sobre sí mismo, pues todo múltiplo de 9 se reduce finalmente a esta cifra, y además, siendo el cuadrado de 3 se representa geométricamente por la circunferencia.







1/12/10

100% antitaurino



El Kitu que recuerdo, el de hace miles de años, vivía resguardada por la más bella cordillera, iluminado por el dorado sol y manteniendo el equilibrio y la correspondencia.

Amar la naturaleza, como la aman los animales, no significa no servirse de los recursos, del alimento, y de aquello que nos ofrece, es mas bien respetarla, no explotarla ni acabar con cuanto ella nos brinda.

En el mundo de los animales "no racionales" , ninguno caza por placer, lo hacen por necesidad de alimentarse y cuando esto ha sido satisfecho, podemos mirar al león junto a la liebre caminando por el mismo sendero...

El hombre "animal racional" consume hasta saciarse, explota a la tierra, viola derechos de los demás hermanos que habitan junto a él en este planeta, y no conforme con ello, llama Arte, Cultura, Tradición a prácticas macabras, de tortura, hacen un circo del dolor del animal. Siente placer ya que él debe demostrar "arriesgando su vida" que puede domar a la bestia, humillarla...


¿Matar con "arte" no es matar?


!No hay arte, tradición, ni cultura en prácticas 
en las que se tortura a seres vivos, que sienten y sufren!



¡No es arte derramar sangre!.




30/11/10

El Gigante Egoísta

Recordando la fecha de la muerte de Oscar Wilde (30 de noviembre de 1900) quise disfrutar de uno de sus cuentos que forma parte de los que más me agradan.


El Gigante Egoísta
Oscar Wilde



Todas las tardes, a la salida de la escuela, los niños se habían acostumbrado a ir a jugar al jardín del gigante. Era un jardín grande y hermoso, cubierto de verde y suave césped. Dispersas sobre la hierba brillaban bellas flores como estrellas, y había una docena de melocotones que, en primavera, se cubrían de delicados capullos rosados, y en otoño daban sabroso fruto. 

Los pájaros se posaban en los árboles y cantaban tan deliciosamente que los niños interrumpían sus juegos para escucharlos. 

-¡Qué felices somos aquí!- se gritaban unos a otros. 

Un día el gigante regresó. Había ido a visitar a su amigo, el ogro de Cornualles, y permaneció con él durante siete años. Transcurridos los siete años, había dicho todo lo que tenía que decir, pues su conversación era limitada, y decidió volver a su castillo. Al llegar vio a los niños jugando en el jardín. 

-¿Qué estáis haciendo aquí?- les gritó con voz agria. Y los niños salieron corriendo. 

-Mi jardín es mi jardín- dijo el gigante. -Ya es hora de que lo entendáis, y no voy a permitir que nadie mas que yo juegue en él. 

Entonces construyó un alto muro alrededor y puso este cartel: 
Prohibida la entrada. 
Los transgresores serán 
procesados judicialmente. 

Era un gigante muy egoísta. 

Los pobres niños no tenían ahora donde jugar. 

Trataron de hacerlo en la carretera, pero la carretera estaba llena de polvo y agudas piedras, y no les gustó. 

Se acostumbraron a vagar, una vez terminadas sus lecciones, alrededor del alto muro, para hablar del hermoso jardín que había al otro lado. 

-¡Que felices éramos allí!- se decían unos a otros. 

Entonces llegó la primavera y todo el país se llenó de capullos y pajaritos. Solo en el jardín del gigante egoísta continuaba el invierno. 

Los pájaros no se preocupaban de cantar en él desde que no había niños, y los árboles se olvidaban de florecer. Solo una bonita flor levantó su cabeza entre el césped, pero cuando vio el cartel se entristeció tanto, pensando en los niños, que se dejó caer otra vez en tierra y se echó a dormir. 

Los únicos complacidos eran la Nieve y el Hielo. 

-La primavera se ha olvidado de este jardín- gritaban. -Podremos vivir aquí durante todo el año


La Nieve cubrió todo el césped con su manto blanco y el Hielo pintó de plata todos los árboles. Entonces invitaron al viento del Norte a pasar una temporada con ellos, y el Viento aceptó. 

Llegó envuelto en pieles y aullaba todo el día por el jardín, derribando los capuchones de la chimeneas. 

-Este es un sitio delicioso- decía. -Tendremos que invitar al Granizo a visitarnos. 

Y llegó el Granizo. Cada día durante tres horas tocaba el tambor sobre el tejado del castillo, hasta que rompió la mayoría de las pizarras, y entonces se puso a dar vueltas alrededor del jardín corriendo lo más veloz que pudo. Vestía de gris y su aliento era como el hielo. 

-No puedo comprender como la primavera tarda tanto en llegar- decía el gigante egoísta, al asomarse a la ventana y ver su jardín blanco y frío. -¡Espero que este tiempo cambiará! 

Pero la primavera no llegó, y el verano tampoco. El otoño dio dorados frutos a todos los jardines, pero al jardín del gigante no le dio ninguno. 

-Es demasiado egoísta- se dijo. 

Así pues, siempre era invierno en casa del gigante, y el Viento del Norte, el Hielo, el Granizo y la Nieve danzaban entre los árboles. 

Una mañana el gigante yacía despierto en su cama, cuando oyó una música deliciosa. Sonaba tan dulcemente en sus oídos que creyó sería el rey de los músicos que pasaba por allí. En realidad solo era un jilguerillo que cantaba ante su ventana, pero hacía tanto tiempo que no oía cantar un pájaro en su jardín, que le pareció la música más bella del mundo. Entonces el Granizo dejó de bailar sobre su cabeza, el Viento del Norte dejó de rugir, y un delicado perfume llegó hasta él, a través de la ventana abierta. 

-Creo que, por fin, ha llegado la primavera- dijo el gigante; y saltando de la cama miró el exterior. ¿Qué es lo que vio? 

Vio un espectáculo maravilloso. Por una brecha abierta en el muro los niños habían penetrado en el jardín, habían subido a los árboles y estaban sentados en sus ramas. En todos los árboles que estaban al alcance de su vista, había un niño. Y los árboles se sentían tan dichosos de volver a tener consigo a los niños, que se habían cubierto de capullos y agitaban suavemente sus brazos sobre las cabezas de los pequeños. 

Los pájaros revoloteaban y parloteaban con deleite, y las flores reían irguiendo sus cabezas sobre el césped. Era una escena encantadora. Sólo en un rincón continuaba siendo invierno. Era el rincón más apartado del jardín, y allí se encontraba un niño muy pequeño. Tan pequeño era, no podía alcanzar las ramas del árbol, y daba vueltas a su alrededor llorando amargamente. El pobre árbol seguía aún cubierto de hielo y nieve, y el Viento del Norte soplaba y rugía en torno a él. 

-¡Sube, pequeño!- decía el árbol, y le tendía sus ramas tan bajo como podía; pero el niño era demasiado pequeño. El corazón del gigante se enterneció al contemplar ese espectáculo.


-¡Qué egoísta he sido- se dijo. -Ahora comprendo por qué la primavera no ha venido hasta aquí. Voy a colocar al pobre pequeño sobre la copa del árbol, derribaré el muro y mi jardín será el parque de recreo de los niños para siempre. 

Estaba verdaderamente apenado por lo que había hecho. 

Se precipitó escaleras abajo, abrió la puerta principal con toda suavidad y salió al jardín. 

Pero los niños quedaron tan asustados cuando lo vieron, que huyeron corriendo, y en el jardín volvió a ser invierno. 

Sólo el niño pequeño no corrió, pues sus ojos estaban tan llenos de lágrimas, que no vio acercarse al gigante. Y el gigante se deslizó por su espalda, lo cogió cariñosamente en su mano y lo colocó sobre el árbol. El árbol floreció inmediatamente, los pájaros fueron a cantar en él, y el niño extendió sus bracitos, rodeó con ellos el cuello del gigante y le besó. 

Cuando los otros niños vieron que el gigante ya no era malo, volvieron corriendo y la primavera volvió con ellos. 

-Desde ahora, este es vuestro jardín, queridos niños- dijo el gigante, y cogiendo una gran hacha derribó el muro. Y cuando al mediodía pasó la gente, yendo al mercado, encontraron al gigante jugando con los niños en el más hermoso de los jardines que jamás habían visto. 

Durante todo el día estuvieron jugando y al atardecer fueron a despedirse del gigante. 

-Pero, ¿dónde está vuestro pequeño compañero, el niño que subí al árbol?- preguntó. 

El gigante era a este al que más quería, porque lo había besado. 

-No sabemos contestaron los niños- se ha marchado. 

-Debéis decirle que venga mañana sin falta- dijo el gigante. 

Pero los niños dijeron que no sabían donde vivía y nunca antes lo habían visto. El gigante se quedó muy triste. 

Todas las tardes, cuando terminaba la escuela, los niños iban y jugaban con el gigante. Pero al niño pequeño, que tanto quería el gigante, no se le volvió a ver. El gigante era muy bondadoso con todos los niños pero echaba de menos a su primer amiguito y a menudo hablaba de él. 

-¡Cuánto me gustaría verlo!- solía decir. 

Los años transcurrieron y el gigante envejeció mucho y cada vez estaba más débil. Ya no podía tomar parte en los juegos; sentado en un gran sillón veía jugar a los niños y admiraba su jardín. 

-Tengo muchas flores hermosas- decía, pero los niños son las flores más bellas.


 Una mañana invernal miró por la ventana, mientras se estaba vistiendo. Ya no detestaba el invierno, pues sabía que no es sino la primavera adormecida y el reposo de las flores. 

De pronto se frotó los ojos atónito y miró y remiró. Verdaderamente era una visión maravillosa. En el más alejado rincón del jardín había un árbol completamente cubierto de hermosos capullos blancos. Sus ramas eran doradas, frutos de plata colgaban de ellas y debajo, de pie, estaba el pequeño al que tanto quiso. 

El gigante corrió escaleras abajo con gran alegría y salió al jardín. Corrió precipitadamente por el césped y llegó cerca del niño. Cuando estuvo junto a él, su cara enrojeció de cólera y exclamó: 

- ¿Quién se atrevió a herirte?- Pues en las palmas de sus manos se veían las señales de dos clavos, y las mismas señales se veían en los piececitos. 

-¿Quién se ha atrevido a herirte?- gritó el gigante. -Dímelo para que pueda coger mi espada y matarle. 

-No- replicó el niño, pues estas son las heridas del amor. 

-¿Quién eres?- dijo el gigante; y un extraño temor lo invadió, haciéndole caer de rodillas ante el pequeño. 

Y el niño sonrió al gigante y le dijo: 

-Una vez me dejaste jugar en tu jardín, hoy vendrás conmigo a mi jardín, que es el Paraíso. 

Y cuando llegaron los niños aquella tarde, encontraron al gigante tendido, muerto, bajo el árbol, todo cubierto de capullos blancos. 


14/11/10

‘MAR Y CANCIÓN’ EN MAR DEL PLATA

Sergio Román Armendáriz





Antecedente.- La Feria del Libro de Mar del Plata, Argentina (2010), ha incluido en una de sus actividades, la lectura de ‘Mar y Canción’, fechado en 1951, una de las primeras páginas de Sergio Román Armendáriz, ecuatoriano, nacido en 1934. Los organizadores han querido ‘Contar con la voz del poeta, en cuanto el significado de su creación: ¿qué quiso decir, qué pudo inspirarlo, en definitiva, saber del autor? No se trata de una grabación magnetofónica porque la lectura es la característica del evento.’

El poema será leído por la escritora Susana Estrella, el 18 de noviembre del 2010.

Respondiendo a tal solicitud, van los siguientes párrafos.


Respuesta de Sergio

GUAYAQUIL: CIUDAD PUERTO DE RÍA Y MAR fue uno de los motivos que estimuló a mi generación pues allí, en 1951, en una urbe de apenas trescientos mil habitantes que vivían del comercio, transcurrieron nuestra infancia y adolescencia, jugando pelota de trapo en sus anchas calles tropicales, escuchando boleritos por la radio y apasionándonos por nuestras vecinitas a las que les dedicábamos inocentes serenatas y todo eso en la mitad del siglo veinte y casi en la mitad del mundo. Y desde allí, por los esteros o por la carretera nos prolongábamos en el mar Pacífico, exactamente en un sitio de olas violentas que ejercían cierta hipnosis sobre nuestras jóvenes hormonas… ¡la Chocolatera! la llamaban. Hasta allí llegábamos en ‘gallada’ (que era la denominación general de los muchachos de cada barrio) para alardear acerca de una valentía que, en verdad, desconocíamos.

Ese fue el contexto de ‘Mar y Canción’, ‘Biografía del puerto’ y ‘Versos de adiós y ausencia’, 1951. Tenía entonces diecisiete años. Y el mundo era joven para mí. Hoy tengo 76 y noto que hemos envejecido acompañándonos en la nostalgia.

Los dos primeros cuartetos describen el paisaje, y los dos siguientes tercetos exponen un manifiesto personal. Una especie de ‘mano a mano’ entre el mar externo, y el alma que es un mar interno.

Se trata de un soneto atípico compuesto por endecasílabos engarzados por asonancias, muy al estilo del último espasmo del modernismo ecuatorial, movimiento al que pertenecí dentro de un grupo que se bautizó ‘CLUB 7’ (1951-1962), pasión que se expresó en el cultivo de la forma, en la musicalidad preceptiva y en la sencillez de las imágenes.

Estos datos no son necesarios para apreciar el poema, pero sí son útiles para establecer el contexto y su interacción con el texto. Gracias por incluirme en la programación,

Sergio Román Armendáriz  /  CR, 13 de noviembre, 2010  /  www.sergioroman.com



11/11/10

Mínimal Cuento Breve y Colección Luz Lateral 2

El viernes 12 de noviembre, a las 19h00, en el marco del I Encuentro de Talleres Literarios "Gustavo Garzón Guzmán" en la sala "Jorge Icaza" de la Casa de la Cultura Ecuatoriana "Benjamín Carrión". Se presentan:  Mínimal Cuento Breve y la Colección Luz Lateral 2.




Mínimal Cuento Breve







“Para Julio Cortázar, el micro relato contemporáneo, o mejor dicho, “el cuento”, se relacionaría con el minimalismo fotográfico o con la viñeta de periódico.
Esta concepción del cuento como estructura literaria breve, autónoma y singular, parece predominar en los nuevos narradores que presentamos, y esto significa que ellos, antes que remitirse a una organización y forma previamente determinadas buscan un carácter peculiar, intrínseco e individual a sus narraciones”.







Colección Luz Lateral 2





Un tren sin rumbo alguno Andrea Acuña Yellow Dog Blues Agustín Guambo La Fannycita Amira Acosta Los pajaritos también lloran Cristian López Amarillo Liseth Correa Solo cenizas Edison Calahorrano Decisión justa Ives Cadena Setting Jenny Cortéz El sueño del duende Marco Tobar En el almuerzo Mayra Alejandra Arias Historias en el trolebus Robertson Cáceres La cámara voladora Santiago Quelal Pasquel Cronista de idolatrías Teo Calle Rosa de nieve David Acosta Canto de un Reino sin Reino Adrián Flores Entre cigarrillos Darwin Morejón.

Viernes 12 de noviembre





TERTULIAS SOBRE PROYECTOS DE INVESTIGACIÓN DESARROLLADOS POR LOS MIEMBROS DE LOS TALLERES LITERARIOS CCE

09h00

VANGUARDIA HISTÓRICA Y NEOVANGUARDIAS POÉTICAS EN ECUADOR
Expositor: Freddy Ayala Plazarte

10h00

LA REVISTA LITERARIA COMO MEDIO DE COMUNICACIÓN DE LOS GRUPOS LITERARIOS DE LOS 80, EN QUITO.
Expositor: Cristian López Talavera 
(Revista Ojos de perro azul)

11h00

LA PARA LITERATURA COMO GÉNERO LITERARIO
Expositor: Kenny Oñate (Colectivo Ni en pintura)

12h00

NARRATIVAS RECIENTES EN ECUADOR

Expositores: Teo Calle e Ives Cadena (Colectivo A palabras Cojas)
Responsable: Colectivo literario Ni en pintura: Talleres literarios CCE

Sala Benjamín Carrión CCE

15h00

¿GINOTEXTUALIDAD?: Las poéticas femeninas recientes en Ecuador
Expositoras: Carmen Jaramillo, Sonia Montenegro, Deysi Vela

16h00

POÉTICA Y NUEVAS FORMAS DE EXPRESIÓN PALABRA KALLEJERA Y KAOS
Expositor: Agustín Guambo y kOLECTIVO MURCIELAGARIO

17h00

VIDEO POESÍA, LÚDICA Y MULTIMEDIA
Animadores: Pablo Flores y colectivo SEXO IDIOTA

18h00

Intermedio de música rock

19h00

RECITAL ALQUÍMICO MUSICAL Y LUMPESCO
KOLECTIVO MURCIELAGARIO

Lanzamiento de las selecciones narrativas: MINIMAL Y LUZ LATERAL 2, de los Integrantres Talleres Literarios de la CCE, editados por los medios alternativos: Efecto Alquimia - Ojos de perro azul. 

Recital gótico de música y poesía en homenaje a Gustavo Garzón por el colectivo Letheo

Sala Jorge Icaza CCE

21h00

Confraternidad entre participantes - fin del evento.


10/11/10

Jueves 11 de noviembre



9H00–11H00


FORO 1

GRUPOS Y TALLERES LITERARIOS EN ECUADOR: APROXIMACIONES HISTÓRICAS, ÉTICAS Y METODOLÓGICAS

Participantes:Alfredo Pérez Bermúdez, Diego Velasco Andrade, Jorge Velasco Mackenzie, Gabriela Borja.
Moderación:Pablo Yépez Maldonado


11H00
Exhibición de videopoesía: La Imagen perdida de Pedro Herrera Ordóñez

11H30

FORO 2
LOS GRUPOS Y TALLERES LITERARIOS HISTÓRICOS EN EL PAÍS Y SUS FORMAS DE APROXIMACIÓN A LO POLÍTICO

Participantes: Sergio Román Armendáriz: Club 7: Poética y Política (expositora: Ximena Flores Venegas)
Raul Arias: Movimiento Cultural Tzántzico
Ricardo Torres: La Pedrada Zurda
Pablo Yépez Maldonado: Taller Matapiojo


TERTULIAS SOBRE PROYECTOS DE INVESTIGACIÓN DESARROLLADOS POR LOS MIEMBROS DE LOS TALLERES LITERARIOS CCE.

15h00

TRANSVERSAL POÉTICA: Poetas callejeros de fin de siglo XX en Quito
Expositor Juan Pablo Mogrovejo (La.kbzuhela)

16h00

NARRATIVA DE FICCIÓN EN ECUADOR: Hacia una antología del cuento fantástico ecuatoriano
Expositor: Paul Miño (La.kbzuhela)

17h00

ANATOMÍAS DE CRISTAL-POÉTICAS DE LA MUERTE: Poetas suicidas del Ecuador
Expositora: Johanna López Santos (La.kbzuhela)

19h00

Recital colectivo en homenaje a Gustavo Garzón.
Lugar: Sala Jorge Icaza CCE.

  • Blogroll

  • About