RSS
Facebook
Twitter

24/1/11

Enciclopedia de Literatura Ecuatoriana

Carta de Sergio Román. Diciembre del 2010.




Fue en diciembre cuando recibimos la sorpresa, por correo nos llegó el obsequio desde Costa Rica. Sergio Román Armendáriz, escritor de versos, admirado amigo, querido compatriota; envió para nosotros la "breve pero sustanciosa" obra de Agustín Cueva "La Literatura Ecuatoriana" de la Colección ENCICLOPEDIA LITERARIA 29 España e Hispanoamérica, Centro Editor de América Latina S. A. Impresa en Argentina, 1978. 

Enciclopedia de Literatura, Literatura Ecuatoriana.
Agustín Cueva.



En el sumario de la obra encontramos:


1. La literatura Precolombina
2. La literatura del descubrimiento y la conquista
3. La literatura colonial primitiva
4. La literatura colonial culterana
5. Juan Bautista Aguirre
6. Juan de Velasco y El ocioso de Faenza
7. La literatura de los próceres 
8. José Joaquín de Olmedo
9. Interregno literario
10. Juan Montalvo
11. Juan León Mera
12. El modernismo
13. La edad de oro de la literatura ecuatoriana
14. Crisis y nuevos impulsos
15. Bibliografía


Botella Silbato (Cultura Chorrera) Ecuador.




En la primera parte de la obra se hace clara y corta mención de la literatura precolombina, a la que por no existir escritura se da posiblemente por perdida mientras nosotros no seamos capaces de mirar e interpretar las señales que nos legaron los ancestros en las preciosas obras de arte (escultura, arquitectura, cerámica), que superan las de muchas otras culturas existentes en cualquier parte del mundo.


Chaupi punchapi tutayacu
(Anocheció en la mitad del día)



Según la obra de Cueva, la Literatura Precolombina y Preincásica existió "como cantos, poesía, teatro y otras manifestaciones similares" todas aniquiladas por los Españoles al estar estas ligadas a las religiones aborígenes.

"Ni la narración de las guerras entre Húascar y Atahualpa, escrita durante la época colonial por el indígena Jacinto Collahuazo, pudo escapar del castigo ígneo ..."











17/1/11

José María Arguedas Altamirano

“Del movimiento de los ríos y las piedras, 
de la danza de árboles y montañas, 
de su movimiento, 
bebemos sangre poderosa, 
cada vez más fuerte” 


José María Arguedas Altamirano

“Pretendía un muestrario cabalgata, atizado de realidades y símbolos, el que miro por los ojos de los Zorros desde la cumbre de Cruz de Hueso adonde ningún humano ha llegado ni yo tampoco.”






José María Arguedas.
El zorro de arriba y el zorro de abajo 





100 años del nacimiento de José María Arguedas

Escritor y antropólogo peruano "Desde sus escritos, buscó incorporar en la conciencia de sus lectores el valor de la cultura, en especial de la cultura andina, vista como una forma arcaizante e inescrutable por la mayoría de su generación".


Nació el 18 de enero de 1911 en la sierra sur del Perú, (Andahuaylas). A los tres años queda huérfano de madre, motivo por el cual es criado por los indígenas. "El detonante de su obra: conocimiento profundo de la cultura quechua". 


"Los indios vieron en mí como si fuera uno de ellos, con la diferencia de que por ser blanco acaso necesitaba más consuelo que ellos.” (Arguedas, 1965).


Sus estudios los realizó en Abancay, Ica y Lima. En 1928 publica en la revista "Antorcha" de Huancayo. En 1931 ingresa a la Universidad de San Marcos y culmina sus estudios de literatura en 1937. Estudió profundamente los mitos, tradiciones, folklore y música de su tierra, la cultura quechua lo apasionaba enormemente. En 1953 comenzó a publicar la revista Folklore Americano (órgano del Comité Interamericano de Folklore. También editó las revistas "Cultura y Pueblo" e "Historia y Cultura".


Su producción literaria es extensa, publica obras de ficción, poesías, trabajos, ensayos y artículos sobre el idioma quechua, la mitología prehispánica, el folclore y la educación popular, entre otros aspectos de la cultura peruana.  


"Arguedas vivió un conflicto profundo entre su amor a la cultura indígena, que deseaba se mantuviera en un estado "puro", y su deseo de redimir al indio de sus condiciones económicas y sociales. Se puede decir que la añoranza a las formas tradicionales de la vida andina hizo que postulara un estatismo social, en abierta contradicción con su adhesión al socialismo".


Inkarri



El Inka Rey Volverá

Jorge Luis Ramos Cajo (Coquito), publicado en el libro 
"El Origen de los Incas: INCARY-INCARRY" de Juan Carlos Silva.


Arguedas investiga varios mitos de la cultura quechua del Perú, uno de ellos esperanzador para el pueblo, el llamado mito del Inkarri que en la versión recogida por Arguedas tras un profundo estudio cuenta:

“Al principio todo era oscuridad y tinieblas en el universo. Entonces apareció Inkarri; y tenía potencia para desear y hacer. Amarró al tiempo, al viento creó el Cusco y pobló el mundo creando al hombre, animales, plantas, ríos, y mares y floreció el gran imperio de los incas. Los hombres, mujeres y niños del imperio vivían llenos de prosperidad, pero el inca, el de los españoles llamado Pizarro y que dices que era pastor de cerdos allá en su tierra se propuso matar a Inkarri, tendiéndole una trampa le cortaron la cabeza y la ocultaron; dicen que en el Cusco, pero también dicen que en lima. Su cuerpo con piedras lo golpearon y por todos los sitios echaron sus pedazos. Pero Inkarri no ha muerto, está vivo y se está reconstruyendo, unos dicen que sus partes se están juntando... otros dicen que está creciendo hacia adentro, hacia los pies. Cuando esté completo su cuerpo... entonces ¡Inkarri! Volverá. El orden que impusieron los conquistadores se está transformando. Otra vez mi pueblo empieza a cantar, bailar, pintar como antes y como antes mi pueblo volverá a ser feliz.”

José María Arguedas.










Warma kuyay (1933), Agua (1935), Yawar fiesta (1941), Diamantes y pedernales (1954), Los ríos profundos (1958), El Sexto (1961), Todas las sangres (1964), Amor mundo y todos los cuentos (1967), El zorro de arriba y el zorro de abajo (póstuma, 1971); son obras que muestran la esencia del autor, la comunicación profunda con su sentir y las creencias de un hombre dual, dividido desde la infancia en dos. Mestizo (blanco) e indio de corazón.




“tengo dudas y entusiasmo”






Los conflictos internos lo enferman, lo martirizan, lo mantienen por períodos bloqueado, sin poder escribir nada (la mayor tortura del escritor). Intentos de suicidio y finalmente el disparo en la sien.


“no soporto vivir sin pelear, sin hacer algo para dar a los otros lo que uno aprendió a hacer y hacer algo para debilitar a los perversos egoístas que han convertido a millones de cristianos en condicionados bueyes de trabajo”.



11/1/11

Rumiñahui


El príncipe guerrero…


“Rumiñahui mandó sacar el tesoro de Atahualpa por senderos cautelosos. Finalmente quemó la ciudad de Quito, iniciándose el fuego en el templo del Sol (Yavirac) actual Panecillo; las lenguas de fuego subían en remolinos dantescos hacia el cielo, Rumiñahui se marchó llorando, en el espacio se escuchaba el eco de sus gritos: ¡Quito no se rinde, ni se entrega!”.
Jamás los conquistadores se llenaron los ojos ambiciosos mirando los tesoros que tanto buscaron. Benalcázar guiado únicamente por el deseo de oro fundó sobre las ruinas de la milenaria capital de Kitus, Caras, Shyris, Incas a la Franciscana cuidad de Quito.
“Rumiñahui planeaba un asalto a Quito y esperaba que Benalcázar construyera albergues para los ejércitos en la ciudad destruida, y llegó el día de atacar en el que los españoles por poco son derrotados, si en verdad costó muchos cadáveres la aventura, pero otra vez observó desde las colinas cercanas a Quito las llamas purificadoras que su esfuerzo había ocasionado”.



"La captura de Rumiñahui o la muerte"

La sentencia fue lanzada por Benalcázar y así al verse acorralado él junto a su gente Rumiñahui abrió los brazos y se lanzó al abismo en el mismo cerro que hoy lleva su nombre. Moribundo es recogido por los soldados españoles, luego se le tortura para que revele la ubicación de los grandes tesoros que tanto deseaban obtener los españoles. Nada, ni una sola palabra obtuvieron de boca del guerrero ni de los suyos.



“Ninguno declaró el lugar en que reposan los tesoros de Atahualpa y prefirieron la muerte”.

Rumiñahui fue quemado en la hoguera, el peor de los castigos al que se podía someter a un príncipe guerrero Kitu - Cara e Inca, al ser consumido por el fuego jamás podría regresar al Sol (Inti) el gran Dios de la tierra Andino Equinoccial.

El 11 de enero de 1535 es asesinado el príncipe guerrero Rumiñahui uno de los más aguerridos, leales y valientes que las tierras andinas vieron nacer.


4/1/11

Vida y canciones de Julio Jaramillo (Guayaquil, 1935-1978)


"Nuestro Juramento" 


Largometraje color filmado en los Estudios América de México y en locaciones de  Guayaquil, 1980. Producciones fílmicas 'García 2', Ecuador.




CLAQUETA de Nuestro Juramento obsequiada simbólicamente por los participantes del filme al productor ejecutivo Javier Ortiz-Tirado Kelly, en reconocimiento a su trabajo. (México-Ecuador, 1980).



Javier Ortiz-Tirado Kelly (México, 1954) y Sergio Román Armendáriz (Ecuador, 1934), respectivamente productor ejecutivo y guionista literario del filme Nuestro Juramento, en Puebla, México, 1979.


Algunos datos de Nuestro Juramento




Película producida por 'García 2' (Ecuador-México, 1980)

3/1/11

365 días... Feliz Sentir!


Enero

"Espíritu de las puertas,
 del principio y el final".








Si el tiempo es relativo, me pregunto, ¿Se lo puede sistematizar? Había días en los que me parecía que los segundos pasaban muy despacio, otros en los que horas y días enteros no eran suficiente... Cuestión de percepción. Hoy adoro mirar al reloj de arena y la lluvia, ir contando cada grano de arena y cada gota de agua que caen, me genera una sensación de tiempo más real y aunque muchos me digan que es "perder mi tiempo" uno nunca lo pierde mientras hace aquello que disfruta con toda el alma.

Una vez miré un niño de tres años, pequeño de piel dorada, cabellos de trigo y ojos color caña; mirar detenidamente el paso lento de un gusano sobre el piso, debieron pasar horas para que aquel animalito se moviera una corta distancia, pero el niño no se cansó de verlo, el tiempo no corrió ni lento, ni aburrido porque aquel niño estaba concentrado en el objeto de su estudio. 


Mirando los calendarios que existen uno puede darse cuenta que la manera de percibir y luego distribuir el tiempo es tan propia de cada cultura que arrebatarles eso también es un crimen. 

Las culturas ancestrales, sabias y profundas en el estudio de los astros en especial del Sol, la Luna y de la Gaia (Planeta Tierra) llegaron al más hermoso conocimiento sobre los ciclos. Los calendarios lunisolares y agrícolas fueron los más utilizados durante miles de años. 

Si indagamos un poco nos encontramos con la rica variedad de calendarios en los que las distintas culturas distribuyeron el "tiempo" y la gran similitud que existía en ellos...  


Calendario Maya






Calendario Celta





Calendario Chino






Calendario Inca






Calendario Judío





El actual calendario, generalizado para casi todo el mundo es el Gregoriano, originario de Europa y promovido por el Papa Gregorio XIII. Fue creado debido a la necesidad de acoplar los tiempos litúrgicos con los civiles y a los errores producidos anteriormente al no tomar en cuenta los movimientos reales que realiza la tierra sobre su eje y alrededor del sol.

Calendario Gregoriano (Enero)



Aunque se diga que el el actual calendario se ha tratado de unificar el calendario solar con el lunar, lo que se ha tomado en cuenta más que nada son las celebraciones religiosas de la Iglesia Católica. Las fiestas ancestrales de solsticios y equinoccios fueron llamadas paganas y suplantadas por las celebraciones de fiestas para santos e incluso con la misma Navidad.

El 1 de enero empezó a ser usado como primer día del año nuevo también en Europa, antes se lo celebraba en el mes de marzo, el inicio de la primavera. ¿Por qué? la respuesta es fácil, en la primavera inicia nuevamente la vida, después de la aparente muerte durante el invierno, flores y frutos, plantas, todo renace y los animales llamados por su instinto también se llenan de crías. 

Comienza así un nuevo ciclo en la Gaia.


Calendario Andino



En las tierras Andino Equinocciales, el inicio del año es el 21 de marzo, día del sol recto o Equinoccio. Aquí como en todas las culturas primigenias todo está ligado a los ciclos, los del sol, de la luna; el seco, y húmedo; el femenino y masculino; y también a la agricultura, la del maíz al ser este el alimento más importante de la Amaraka (América).




Para todos mi deseo de que no vivan del tiempo, no lo dividan ni distribuyan, solo sientan al máximo, disfruten del sol, la lluvia, las caminatas, etc., (no es idealista mi propuesta, es real). En un mes o en un segundo la vida nos cambia por completo, en una noche lo podemos perder todo, entonces para qué contar cuanto duró o si fue malo o bueno, solo hay que SENTIR y ya...



¡Feliz tiempo de lluvia!

E. A.

  • Blogroll

  • About